Cuervos

3771cd8da63a6a22f6ecd3fd301a5657Todos en el pueblo los rechazan. Se espantan. Dicen que hace mucho en el principio de los tiempos, tenían un plumaje muy colorido, era todo un espectáculo verlos volar y escuchar sus cantos. Esas alas negras relumbrantes, alguna vez fueron plumas nacaradas y a veces con las lluvias se volvían tornasol. El viento lo sabe y si no, el murmullo de las hojas y las ramas de los árboles se encargan en recordárselo. Porque ver sus ojos es como un augurio que no se puede interpretar; y sin embargo se puede ver mucho en ellos: ese acecho a las almas tristes para llevarse su llanto a graznidos, los huesos blanquecinos expuestos en caminos desolados y las llamas eternas dentro de las cuencas de una calavera. Por eso, cuando se anda por una calle solitaria y de pronto aparece un enorme cuervo negro, por instinto le rehúyen. Es un temor mirar sus ojos, es como invitar a bailar a la muerte sin principio y sin final.

Anuncios

Acerca de zaraceno

Rafael Torres. Intentar escribir, aunque a veces falten las fuerzas, a pesar de ser seres sujetos al tiempo y al espacio, a un aquí y ahora; cómo quien sube a una hoguera y surge después en cuclillas, al borde de las circunstancias, con el llanto guardado muy adentro, con el muro que confunde y te desarma, recogiendo la sangre del camino. Con ilusiones en los bolsillos y sonrisas en la billetera, con el alma desnuda y un cañón apuntándote a la cabeza. Ver todas las entradas de zaraceno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: